Eduardo Castillo, tamboritero de los piteros de Anievas

«Éramos como una orquesta pobre para los bailes en los pueblos»

pitera.jpg

MUY PERSONAL

Fecha de nacimiento: 14 de marzo de 1932.
Estado civil: Está casado, tiene una hija y tres nietos que viven en Reinosa.
Trabajo: Ganadería.
Su primer tambor: De pequeño ensayaba con el de su tío Cándido, que fue asesinado en la guerra civil.
Distinciones: En la plaza de Cotillo, capital del valle, se inauguró hace dos años un monumento a los piteros de Anievas. En otras plazas de la región como Aloños y Tanos les entregaron sendas placas de homenaje. Trofeo de la Gala del Folclore Cántabro
Discos: ‘Jotas Montañesas’, grabado en la década de los 50 en los estudios de Columbia, en Madrid, situados en la calle del Barco.
El hermano del pitero ‘Tomasón’ inventó un redoble único que lo convirtió en una figura.Compartieron escenario con la bailarina Marienma en el Teatro María Guerrero de Madrid. Popularizó junto a su fallecido hermano ‘Tomasón’ el nombre de uno de los valles más hermosos de Cantabria. Entre el Besaya y el Pas, y con El Portillón como puerto de montaña que separa ambas cuencas fluviales, Eduardo Castillo, de 76 años, conserva su casa de Villasuso donde se forjó el mito de los piteros de Anievas.
Eduardo, hombre vitalista y de fluida conversación, se mantiene en activo y sigue llevando por la geografía regional el nombre que les encumbró como uno de los grupos folclóricos más conocidos fuera de Cantabria. Junto al joven Evaristo Ibáñez, el tamboritero con más variantes de redobles de los dúos piteros, sigue acudiendo a las romerías por auténtica vocación. Los piteros de Anievas pisaron escenarios madrileños de la categoría del Teatro María Guerrero y el Teatro Español. Hasta allí llegaron las jotas montañesas de estos anievanos de tronío.
Eduardo Castillo sigue siendo el maestro de los tamboriteros, y ya dijo su padre ‘Tomasón’ que un tambor bien tocado hace bueno al pitero.
-Usted y su padre formaron un dúo de leyenda.
-Sí que lo fuimos. Yo empecé a los 13 años, en 1945, a tocar el tambor con mi padre, que era el pitero. En la guerra civil mataron en Asturias a su hermano Cándido, que era republicano. Fue su primera pareja artística. Como yo ensayaba desde pequeño con el tambor de mi tío, vino mi padre y me dijo ¿chaval, vas a tocar conmigo! Empecé con mi padre en el salón de baile de Cotillo. Tocábamos los domingos y fiestas, de 4 a 10 sin parar. Era una paliza.

-¿’Tomasón’ fue el más grande pitero de Cantabria?

-Lo demostró con creces. Antes se tocaba diferente y él cambió el estilo al colocar la boquilla de la caña para arriba, que le daba un sonido más fuerte. Mi padre era un fuera de serie y tocaba montañesas solas con pito, asturianas, pero también flamenco y pasodobles. Recuerdo que en un concurso de piteros en Torrelavega ganamos el primer premio en pito y tambor, en pito individual, el segundo de canto y de parejas de baile.

-¿Actuó usted con su padre en el Teatro María Guerrero de Madrid junto a la bailarina Marienma, una gran figura de la danza española?

-Estaba con él e hicimos dos actuaciones diarias durante trece días. Ella se dedicaba al baile clásico y su marido era una pianista nacido en Santander. A él se le ocurrió completar el espectáculo con folclore cántabro y le localizó en uno de los bares de Santander donde tocaba. Hicimos nuestro número que consistió en una jota montañesa y en la canción ‘Tengo cuatro pañuelucos’. Pero tocamos en más teatros de la capital.

-¿Me está engañando?

-No, no, tan cierto como que actuamos en La Latina y en el Teatro Español. Había una señora en la Puerta del Sol que vendía medias y que era de Santander. Se había enterado que a un conjunto de baile de Bilbao le faltaba el txistu y mi padre le sustituyó con el pito montañés. También estuvimos en una feria del campo. En Madrid éramos muy conocidos.

-Eran unos embajadores de Cantabria por toda España.

-Mire lo que le voy a contar. Desde cualquier punto de España nos mandaban correo con el único encabezamiento de los Piteros de Anievas y nos llegaba a nuestra casa de Villasuso. Estuvimos en Cádiz con el Coro Ronda Garcilaso, en Barcelona, en Burgos, en Asturias, en todas partes. A mí me intentó contratar el Ejército en Madrid para tocar el tambor.

-Un pitero sin el tambor pierde la fuerza percusiva.

-Es igual que dos novios, si no tienen pareja no valen para nada. El tambor es la base principal. Mi padre ‘Tomasón’ comentaba que un tamboritero bueno hacía bueno a un pitero. Éramos como una orquesta pobre para los pueblos pequeños y tocábamos de todo, desde jotas montañesas a pasodobles y valses. Llevo siete concursos ganados en Reinosa con distintos piteros, esa es la prueba de la importancia del tambor.

-Hábleme de las técnicas de percusión en un dúo de pito y tambor.

-Me oyen y dicen que ‘por ahí viene el de Anievas’.

-¿Y eso?

-Pues porque mi redoble no lo hace ninguno. Hago muchos cambios y ahí está la ciencia del tambor. Una vez me dijo mi amiga Lines Vejo, la panderetera de Caloca, que todos los piteros que estaban conmigo tocaba bien.

-¿Manuel Angulo, de Rodezas, y usted, están entre los elegidos del tambor?

-Angulo era muy bueno, eso no tiene ninguna discusión, pero si he de ser sincero, no hacía ese redoble tan variado para acompañar al pito. Con el paso del tiempo, en los pueblos le decían a mi padre ‘Tomás, que ya no puedes con el hijo’.

-Aguantaban muchas horas tocando en romerías ¿Se cuidaban?

-No hacíamos nada para cuidarnos. Era la práctica de todo el día. Salías de casa y ya no volvías en 15 días porque hacías giras por los pueblos.

-¿Y qué tal les pagaban?

-Te pagaban poca cosa. Con la música no se podía vivir, era más la afición. Antes de la guerra civil mi padre cobraba 15 pesetas por tocar en tres romerías. El ganado era el principal ingreso económico.

-El requinto y el pito es el mismo instrumento, ¿pero qué diferencias existen con el txistu vasco?

-El txistu es poca cosa, es como el chiflo de los niños ya que sólo tiene tres agujeros. El pito dispone de 13 agujeros, cuatro menos que el clarinete. La dificultad técnica es mucho mayor.

-En la década de los ochenta, los piteros estuvieron a punto de desaparecer.

-Totalmente cierto. La gaita había desterrado al pito y al tambor. Para las romerías llamaban a los gaiteros. Y mire lo que le voy a decir, tengo 76 años y la gaita no la conocí nunca en Cantabria. He recorrido toda la región, y decían que rayando con Asturias había algunos, pero nunca les vi. Por esos años sólo quedábamos los piteros de Anievas, los Velasco, y dos parejas en Santander, entre ellos El Ciego Perón. También estaban por ahí Los Blancos. No había escuelas de folclore, así que los piteros estaban en peligro de desaparición. Afortunadamente se crearon primero, la Escuela de Música Popular de Torrelavega, y luego, la de Santander.

-Usted sigue llevando la ‘marca’ de los piteros de Anievas.

-Desde que falleció mi padre en 1990 he tenido diferentes parejas de piteros como Enrique, el de Aloños, Luis, el del Alto San Martín, Alberto Villegas, de Silió, que es mi primo. Mi actual compañero es el pitero de Tanos, Evaristo Ibáñez.

-¿Y está convencido de que toca mejor que era más joven?

-Toco mejor que entonces. La presencia en el escenario de mi padre me provocaba más presión. Ahora toco más relajado, con más experiencia y estoy más metido en el programa.

-Dígame tres o cuatro grandes nombres del folclore de esta región.

-Hay muchos, pero si hay que elegir ponga Pedro Madrid, un gran innovador del rabel purriego; Lines Vejo, la panderetera de Caloca; el tamboritero Moisés Serna, y Chema Puente.

-Todos los veteranos folcloristas le admiran.

-Es que Chema Puente es buenísimo con el rabel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CANTABRIA

A %d blogueros les gusta esto: