Acordeón

alcurdión

El acordeón diatónico o de botones llegó a Cantabria a finales del siglo XIX. La novedad que supuso su agradable timbre y su fuerte volumen fueron causa de la rápida aceptación por las nuevas generaciones de músicos populares y público.
Este instrumento, junto al clarinete, fueron los sustitutos del violín, la zanfona, la flauta de tres agujeros y la flauta travesera.
En Cantabria se denomina “la alcurdión” y se tocó básicamente en el centro y oriente, siendo el Valle de Toranzo el lugar donde mayor concentración de acordeonistas encontramos, conociéndose incluso el caso de varias mujeres que lo tocaban: Rosalía, de Barcena de Toranzo, y Dolores Abascal, de San Miguel de Luena, en las primeras décadas de este siglo.
Los acordeonistas cántabros incluyen en su repertorio los temas de los instrumentos anteriores.

“La romería se iba acabando, despedazándose, quedando únicamente un baile prosaico de acordeón y el inacabable y poético de las panderetas. El vientecillo decía a los romeros, murmurando en los oídos: “! A casa, que traigo malas pulgas!”. Y nos sentimos hasta última hora ansiosos de beber todo el goce espiritual de aquella romería que se acaba. Que por cierto tuvo verdadero fin campurriano, porque detrás de mí vinieron cantando aires de la tierra unas muchachas de no sé qué pueblo vecino”.
[Artículo sobre la romería de San Pedro en Izara (Campoo de Suso). En “Campoo”, Reinosa), 2 de julio de 1896].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CANTABRIA

A %d blogueros les gusta esto: